Maletas

Flota la brisa pesada del aire de verano en mi balcón. El cielo ha cambiado de color y los helados ya no se derriten tan rápido. En la calle ancha, apenas queda un rastro ya de esos coches forasteros de mil matriculas de colores que envuelven la carretera con ansia. Paz y silencio, ahora se …