A casa por Navidad

Mi Regreso 1 horas antes de llegarUn minuto contigo La lluvia me pisaba los talones y el viento frío del norte se instalaba en mi cara casi de un modo permanente. El paraguas ya apenas servía, sólo quedaba de su estructura alguna varilla que otra. Eran las ocho de la tarde allí y mis pupilas …