Panteón Romano
Historia Portada sección 2

Roma. El ojo de la cúpula del Panteón de Agripa

Al conocerlo y verlo por primera vez Miguel Ángel destacó que tenía “un diseño angélico, no humano”. Más de mil y una batallas son las que el templo de todos los dioses ha tenido que lidiar para mantenerse erguido.  Seísmos, guerrillas de poder,  de pensamiento  y de religión han pasado a lo largo de los años por sus paredes mudas pero con la experiencia de un anciano inmortal, paciente, valeroso e indestructible. Su conservación a día de hoy, y a pesar de no salir ganador en algunas de estas pericias, maravilla a cualquiera de sus visitantes. Agripa, manda construir el edificio hacia el año 27 a.C.  Tras varios incendios, Adriano lo manda reconstruir en el año 126 d.C.

Esbeltas columnas corintias soportan la gran cúpula semiesférica
Esbeltas columnas corintias soportan la gran cúpula semiesférica

Historia y estructura

Analizando la fortaleza y estructura de esta construcción,  podemos decir que es un espacio de planta centralizada cubierto por una gran cúpula de 43,50 m. de diámetro, semiesférica de grandes dimensiones, constituida por casetones, simétrica en cuanto al diámetro y a la altura, y ocupa la totalidad del espacio; esta estructura se apoya sobre un tambor cilíndrico que esta articulado entre macizos y vanos, arrancando desde una cornisa a media altura, para culminar en un óculo central para la iluminación, y ventilación. Este tambor a su vez descarga el peso sobre el muro, columnas y pilastras de orden corintio: elementos sustentantes del recinto inferior, cuya carga va dirigida hacia ocho grandes pilares que están ahuecados.

Cúpula compuesta de casetones que aportan sensación de movimiento y espiritualidad // CHASE LINDBERG
Cúpula compuesta de casetones que aportan sensación de movimiento y espiritualidad // CHASE LINDBERG

La cúpula, decorada con casetones que van decreciendo  según la altura, estos aportan, volumetría, profundidad y dinamismo, otorgándole sensación de movilidad, todo ello magnificado por la luz que el óculo proyecta hacia el interior, contribuyendo a la vez, a aligerar también el peso de la mencionada cúpula. En sus partes bajas, alternan zonas arquitrabadas (capillas rectangulares), con otras partes abovedadas (capillas semicirculares o exedras, cubiertas con bóvedas de horno), que se corresponden con los arcos de descarga exteriores, lanzando el peso a los machones situados entre las capillas. Se conforma de unos vanos ciegos u hornacinas con esculturas de mármol blanco en su interior y jalonadas de frontones, alternándose los (triangulares y los semicirculares) rodean el muro del espacio inferior, intercaladas con columnas corintias (sin labor sustentante) y pilastras, todo se encontraba policromado.

La luz es cenital, escasa, proviene únicamente del óculo central, es la encargada de conectar el ámbito superior e inferior del edificio, es decir el mundo celestial y el terrenal. Vemos el suelo como un gran damero de losas intercaladas con figuras geométricas. La mayoría de materiales, son extraídos del entorno, Mármol, granito gris hormigón romano, piedra, ladrillo. Los materiales pobres, de este interior se recubren de otros más nobles como el mármol o el estuco, para parecer majestuosos.

Tumba de Rafael Sanzio situada en el interior del Panteón de Agripa
Tumba de Rafael Sanzio situada en el interior del Panteón de Agripa

También hay que recordar que fue el primer templo pagano convertido al cristianismo, y el único que se  mantuvo intacto y en uso ininterrumpido. Dedicado en su construcción primera como indica su nombre a todos los dioses, o exactamente a las siete divinidades celestes. Desde el siglo XVI, la Iglesia Católica le da un uso funerario con el fin de acoger los restos de personajes célebres de Italia; reposando en el mismo Aníbal Carracci, Rafael Sanzio, o el de reyes como Víctor Emmanuel y Humberto I.

Carmen Rico

Blog: https://elblogdeleda.wordpress.com/

Otras aventuras...