Estás aquí
Mundo Au Pair. Dublín Testimonios 

Mundo Au Pair. Dublín

Había elaborado durante años un curriculum perfecto para mi edad. Tenía experiencia, había hecho prácticas pre, durante y post carrera universitaria. Poseía el mayor número de cursos posibles, había trabajado en medios de comunicación de gran repercusión y sobretodo, tenía unas ganas locas de volver a poner todo mi conocimiento en práctica.  Aún así mis estudios en periodismo y todos mis esfuerzos se habían visto mermados, olvidados y desechados en un pueblecito del sur de Andalucía, donde pasaba mis días esperando (pero sin cesar en mi aprendizaje) una oportunidad… hasta que un día toc,toc! Alguien llamo a mi buzón electrónico.

En primera persona

El verano llegaba a España y todo se me asemejaba borroso. Un cúmulo de ideas daban vueltas a mi cabeza, muchas de ellas me causaban una gran desazón. Pasaban los días y miraba por la ventana recordando el año pasado. Un tiempo lleno de nerviosismo e inquietud. Cientos de emails con destino “papelera” quizás era lo que más me llamaba la atención.

Eran unos amigos que había conocido durante la época de facultad, me escribían desde Dublín (Irlanda), donde decían que todo era verde,  las costumbres distintas a las de España y que con empeño todos tenían trabajo, y además estaban aprendiendo inglés a pasos agigantados dada la amabilidad de los nativos. A sabiendas de mi situación me invitaron a visitarles y se ofrecían a  prestarme asilo un tiempo hasta que encontrase allí un trabajo.

Esa misma tarde recuerdo que elaboré un listado de dos columnas, España – Irlanda, pensando si debía volver a salir de mi “zona de confort” para adentrarme en  las venturas y desventuras de una tierra totalmente desconocida para mí. Un mes más tarde, el avión que se paraba justo en frente de mis ojos se me hacía colosal, me despedí mudamente del sol y unas horas más tarde pude contemplar cómo a través de las nubes que espesaban el cielo se alzaba una gran llanura de un verde que no había visto nunca. Dublín me recibía ansioso y teñido de gris.

MUNDO AU PAIR

Au pair, según Wikipedia es un termino francés que significaa la par” o “igual a”. Se usó por primera vez en Francia en el siglo XIX para chicas que llegaron desde Inglaterra a Francia y se quedaron con una familia francesa para enseñarles inglés a los niños de esta familia. A cambio, las chicas inglesas aprendieron a hablar francés y la cultura del lugar. Nuestra querida “Wiki” no va muy desencaminada. Estaba decidida a absorber todo lo que pudiera de Irlanda y no dejarme ni un centímetro sin explorar. Mi nivel de inglés, que yo consideraba como bueno, al parecer no lo era tanto.

Decidí poner curriculums por toda la ciudad y como es natural en trabajos que se ajustasen a la circunstancia de que allí era habitante en tierra extraña y de que minutos después de bajarme del avión y subirme al taxi, me dí cuenta de que el hombretón que conducía el vehículo no entendía de mis labios ni siquiera un Hi!, casualidad o realidad fue que tampoco los comerciantes de la zona entendían mi Hello!. Dublín es mezcla de culturas, dónde puedes encontrar habitantes provenientes de otras nacionalidades por doquier, nosotros los españoles somos unos de los grupos más amplios. Semanas antes en Facebook había encontrado un grupo llamado “Españoles en Dublín” muy recomendable para consultar cualquier tipo de duda y en el que se puede encontrar personas en la misma situación en la que yo estaba. A través de esta plataforma entablé amistad con una de las mujeres más luchadoras que conozco.

CON C DE CRIS

Dos semanas después de que yo llegase a Dublín, Cristina aterrizó en la capital como un soplo de aire fresco, un revitalizante tras aquellos días exasperantes y tediosos. Proveniente de Madrid, y licenciada en turismo, lleva la expresión Don’t give up! hasta el último extremo. Mi mayor apoyo durante todo el tiempo que viví allí. Ella misma me recomendó que indagase en eso de “ser au pair”, así que nos pusimos en marcha y preguntamos a las demás chicas del grupo de Facebook que habían hecho una quedada esa misma tarde (cosa que fue una gran idea),nadie mejor que ellas que lo viven para aconsejar. Tuve la gran suerte de conocer a una dulce mexicana que dejaba su puesto como au pair live in, que estaba decidida a enseñarme su casa y a los dos pequeños que cuidaba.

Estos enanitos risueños se me presentaban revoltosos, pero veía en ellos una definición totalmente pura de la palabra niño.  Sus 4 y 6 años pasaron a ser 5 y 7, en el tiempo que estuve allí. Halloween y las fiestas con todos disfrazados a la carrera, navidad con Santa y el duendecillo que todo lo ve escondido por la casa o el 6 de enero como Women's Christmas en Temple Bar, son algunas pinceladas de los miles de recuerdos que tengo con una familia tremendamente joven y adorable.

Los nativos siempre dicen que la historia de un país extranjero en el que hayas vivido te marcará y guiará para toda la vida. Qué razón tienen estos irish, no se equivocan ni una pizca.

SANDYMOUNT

La casa estaba emplazada en una de las mejores zonas del sitio, Dublín 4, y el barrio Sandymount era familiar y cálido. Rezumaba el carácter acogedor irlandés a la perfección.  El parque central era un espacio limpio y amplio, sitio de encuentro del deseado sol con la población pues los días que este se asomaba entre el gris, el jolgorio era el protagonista del lugar. Los niños jugaban a la antigua usanza y presumían de patinete. Yo estaba a punto de conocer a los “míos”.

Posts relacionados

error: Contenido protegido