Home Yo, Mi, Me, Conmigo

Mi azul

Lo reconocería desde cualquier parte; frío, azul oscuro, mago y aprendiz. Siempre atento a su oleaje, al movimiento del viento sobre su superficie, a la vida que empieza y se acaba en él. Revoltoso, juguetea con las gaviotas, que se posan durante un segundo en su claroscuro por el que se deja entrever algún  pececillo que se ha perdido en su viaje. Huéspedes, unos lo visitan algunos días al año, para otros no existe un día sin él. Apetecible, ingenuo pero violento y peligroso como una sonata que enternece pero amarga al final de su partitura. Transparente, hace que te veas a ti mismo, que imagines y que descifres las dudas que no te mueven, que te callan, que te trastocan. En ese momento pausado en que lo miras fijamente al alma descubres como todo fluye sin parar.

Otras aventuras...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *