De "Cuándo" Home

Casting

Desde los lejos se veía la puerta esperanza de aquel gran edificio.  Bajando unas escaleritas de caracol, estaban esperando impacientes el mayor número de caras de ilusión y nerviosismo que he visto en mi vida. Unos ensayaban lo predispuesto, otros llamaban por teléfono a familiares que al parecer les calmaban con consejos inútiles; yo mientras miraba desde una esquina, apoyada en una cómoda antigua. Apontocada allí al azar, como una hormiga más, quizás la más vaga del hormiguero porque solo miraba y contaba el número de ojos, pies y manos que había en aquella pequeña sala. Dos minutos seguidos de cuatro más, una hora, dos, tiempo de nada, desnuda conmigo misma frente a los demás, bajita, insaciable, indefensa. 

¡Ya nos toca! nuestro grupo entra cada uno con su ficha en la mano, y aparece aquel barbudo que con aires femeninos que discrimina a uno por uno, los revisa, les sonríe falsamente y les ayuda a pasar por su aro.Cuanto dinero da la tele, o la radio o lo que sea, ¿cuánto dinero tiene que ser para que las personas traten de esa manera a los demás? mal si no vendes, bien si estás dispuesto y gustas. Con tanto pensar he decidido no entrar. Morbo y morro de todos aquellos a los que se les sube la fama a la cabeza, y nos dejan en el olvido para pertenecer a la élite, en el fondo se dejan a ellos mismos, que fueron y ya no son ellos, sino lo que los demás quieren que sean. Gracias a todos aquellos amigos  y compañeros que no se olvidan de que «fueron y son». Suerte a todos aquellos que fueron amigos y compañeros que se olvidaron de los demás. Mucha suerte para que la gente  no se olvide de vosotros.

 

 

Otras aventuras...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *